no es apología, es memoria

 bergoglio nuevamente en una gira, no carente de tumbos. fuente: agencia efe

Ese hombre de blanco que viene

El Papa Francisco estuvo en Chile y ya llega al Perú, en medio de crisis políticas, sociales, ambientales. ¿Quién este líder tan influyente y terrenal?

Publicado: 2018-01-17


Jorge Mario Bergoglio, el ex arzobispo de Buenos Aires, el Papa No.266 de la Iglesia Católica Romana, el hombre que –con una frecuencia sumamente terrenal- agita el avispero planetario con sus declaraciones, ya está nuevamente en América Latina. Estuvo en un Chile que lo esperó cargado de alegría social y eclesial, pero también agitado por algunas protestas, que incluyeron ataques a varias iglesias y disturbios callejeros.

Esta oleada de incidentes violentistas, a la que la aún presidenta Michelle Bachelet calificó en algún momento de “extraños”, tal vez sirve para descifrar el perfil de este hombre enormemente influyente en el planeta: es amado y admirado por muchos, millones acaso, pero también causa controversia, iras militantes incluso, no solo entre quienes consideran que el Vaticano no ha sido suficientemente firme contra los casos de pederastia eclesial.

¿Social y open mind?

Por lo anterior, claman las víctimas de Fernando Karadima, un sacerdote la comuna santiaguina de Providencia acusado de varios abusos sexuales y finalmente condenado por el Vaticano en el 2011 a “una vida de oración y penitencia”, una sanción habitual dentro de los predios de la Iglesia para este tipo de casos. Que, aunque lo hace más vulnerable a un proceso judicial civil, no termina de abrir el camino para una sanción.

protestas contra el obispo juan barros en santiago. FUENTE: ESTEBAN FÉLIX/AFP

Son las víctimas de Karadima, las feministas y otros colectivos –incluso católicos- los que han salido a marchar y hasta se han apostado frente a la catedral de Santiago. Pero, como ha recordado el periodista español Juan Arias, también generó controversia una foto en la que el Obispo de Roma aparece recibiendo una suerte de bendición de una indígena mapuche, algo intragable para los conservadores chilenos.

En Chile y en otros lares. Bergoglio es un Papa de corte bastante social, que en una charla dirigida a empresarios habla de una “economía que mata”, o que en su encíclica 'Laudato Sí' sobre temas ambientales llega a decir que hay que escuchar “tanto el clamor de la Tierra como el clamor de los pobres”, y que si seguimos como seguimos podemos convertir el planeta en “un depósito inmenso de porquería”.

una indígena mapuche bendice al papa, para alarma de los conservadores fuente: el pais

También es un Pontífice que, más de una vez, ha demostrado que no está en pie de guerra contra los homosexuales. Es conocida su famosa frase, dicha al comienzo de su período, “¿si una persona es gay, busca al Señor y tiene buena voluntad, quién soy yo para criticarlo?”. Ya que un Papa utilice el término ‘gay’ es inusual. Que además no quiera, digamos, disolver a los homosexuales, como se ve en nuestros predios católicos, es sorprendente. 

Pero hay más. En agosto de este año, Toni Reis, un brasileño que vive hace 27 años con el británico David Harrad, bautizó a sus tres hijos adoptivos en un templo católico de Curitiba, Brasil. Días después recibió una carta de felicitación del propio Francisco, algo que años atrás hubiera sido inverosímil. El Vaticano luego se ha encargado de precisar que fue una carta genérica, que se manda a muchos padres que bautizan a sus hijos.

Aún así, nadie retrocedió ni ordenó quemar la misiva desde Roma. Por si faltaran pruebas de que el tema no lo solivianta in extremis, en diciembre del 2013, el Papa le dio el premio científico Giuseppe Siacca, creado por la Santa Sede, al joven investigador Jack Andraka, también de pública orientación homosexual. Lo que parece quedar claro es que no está obsesionado por mandar al Infierno a nadie por lo que hace en su alcoba.

Bergoglio, por añadidura, es una persona austera en los hechos. Si alguien quiere hacer, cuando llegue al Perú, un gran reportaje sobre sus zapatos, probablemente no encontrará nada relevante (ya no usa los legendarios calzados rojos papales). Tampoco vive en la lujosa habitación papal del Vaticano, ni usa la limusina correspondiente. Es, más o menos, el mismo arzobispo que para ir a trabajar tomaba el Metro de Buenos Aires.

Palabra global

Otra de los ángulos terrenales de ese hombre de blanco que viene, atildado y medido en sus palabras, es su importante gravitación en el tumultuoso territorio de la política internacional. Como él mismo comentó en una entrevista para el diario El País de España, un católico puede ser mediador, no intermediario. Y él claramente lo ha sido en algunos temas fundamentales de la siempre tormentosa agenda latinoamericana.

fuente: catoliscopio.com

El papel del Vaticano, por ejemplo, en el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos fue reconocido tanto por Raúl Castro como por Barack Obama. La Santa Sede sirvió de escenario para negociaciones secretas, que no eran conocidas ni siquiera por algunos miembros de la Curia Romana. El mismo Francisco le envió una carta a ambos mandatarios para que resuelvan “cuestiones humanitarias de común interés”.

En el 2015, por añadidura, el Papa se entrevistó con el mismísimo Fidel Castro, durante su visita a Cuba, con quien hasta intercambiaron regalos. Si de pronto volteamos la mirada a Colombia, país que se vinculó más cercanamente a la islas porque esta fue sede de las negociaciones entre las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos, encontramos otro detalle: la carta más arrepentida por lo ocurrido durante la guerra la recibió él.

Se la mandó nada menos que Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, el jefe de los guerrilleros, con el siguiente tenor: “Sus reiteradas exposiciones acerca de la misericordia infinita de Dios me mueven a suplicar su perdón por cualquier lágrima o dolor que hayamos ocasionado al pueblo de Colombia”. Un milagro político, tal vez, y también un gesto estratégico. Pero, al fin, unas palabras impensables de ser dichas ante otro líder que no sea el Papa Francisco.

bergoglio y fidel castro: encuentro cercano en el 2015/fuente: alex castro/ap

En el terrible conflicto venezolano, la diplomacia vaticana no ha tenido tanta fortuna. Participó en la mesa de diálogo, pero en enero del año pasado, monseñor Claudio Celli, se retiró de la misma. No se fue muy explícito en las razones de la ausencia, aunque un comunicado privado de la Santa Sede deslizó su preocupación por los escasos avances que esta instancia de diálogo arrojaba. No se habría tirado totalmente la esponja, sin embargo.

Pietro Parolín, actual Secretario de Estado del Vaticano, fue nuncio apostólico en Caracas, por lo que resulta probable que vuelva a insistir. Bergoglio parece tener, a pesar de su discreta actitud, una predilección por encarar asuntos políticos conflictivos muy fuertes. Ya se ha reunido en el Vaticano –por separado- con el presidente palestino Mahmud Abbas, y con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

Sobre Jerusalén, el Papa que llega ha expresado su preocupación por la díscola decisión de Donald Trump, de nombrarla capital y trasladar la embajada norteamericana hacia esta ciudad. "Pido que se realicen-dijo- todos los esfuerzos para respetar el 'status quo' de la ciudad, conforme a las pertinentes resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas". En otras palabras, alto a la arbitrariedad trumpiana.

Resistencias no santas

Por todo esto, Francisco entusiasma a muchos, incluso fuera de los predios católicos. Pero  simultáneamente no termina de convencer a otros, dentro y en los extramuros de la grey. En el tema de la escandalosa pederastia al interior del mundo católico, numerosas personas consideran que no ha sido tan firme, no obstante que ha pedido perdón por el atraso en denunciar este crimen y ha pedido “tolerancia cero” con el mismo.

Desde los inicios de su Pontificado, el actual Papa mostró su preocupación por la ola de indignación que genera este tema. Creó una comisión especial para enfrentar el abuso de menores al interior de la Iglesia, presidida por el cardenal Sean Patrick O’Malley. Los resultados, pasados los años, no han sido muy alentadores. La sensación de impunidad no termina. Las víctimas sienten, legítimamente, que el escándalo no ha cesado.

Una carta de catorce movimientos laicos que trabajan en el Perú evidencia que el malestar se da también al interior de la comunidad católica. En uno de sus acápites, titulado “Una dolorosa preocupación”, este colectivo señala que espera que la Iglesia “se oponga la impunidad y procure que las instancias del Estado hagan justicia”. Hay una fuerte corriente católica, sobre todo progresista, que intenta acabar con las medias tintas.

En ese plano, un gran error que –a ojos incluso de sus admiradores- ha cometido el Papa es nombrar al cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz, actual arzobispo emérito de Santiago, como miembro del grupo del consejo de ocho cardenales que lo asesora. Errázuriz es visto en su tierra, al menos por parte de las víctimas, como uno de las autoridades de la iglesia que protegió a Karadima, el ya citado sacerdote abusador. 

el cardenal chileno errázuriz. un conservador que asesora al papa francisco/fuente: infovaticana

La misma impresión se tiene de Juan Barros, el obispo de Osorno, cuestionado en estos días de su visita a Chile. Con todo, estuvo en las ceremonias papales, Bergoglio se despidió de él públicamente y hasta insistió en su inocencia, algo que ya viene diciendo dese hace tiempo. Es su palabra contra la de las víctimas, que sí consideran que barros sabía lo que hacía Karadima. Es ese punto donde, nuevamente, estalla la furia o el desencanto con el Vaticano en este tema

¿Tiene todo esto alguna conexión con lo que ocurre en nuestro país con Luis Fernando Figari? Como Karadima, Figari ha sido confinado a una vida de “oración y penitencia”. Una fuente eclesial sostiene que eso no implica, en modo alguno, que vaya a gozar de protección, pues los fiscales podrían actuar para que su prisión preventiva sea real. Junto a ello, está la reciente intervención del Sodalicium, que podría tener consecuencias para él. Es difícil decir cuáles. Pero sería más fácil que la Santa Sede las haga explícitas.

Todo parece indicar que, en este como en otros temas, Bergoglio lucha con fuertes resistencias al interior del propio Vaticano. “Tal vez no es precisamente él quien quiere dejar esto en la impunidad”, sostiene la fuente eclesial. Son otros, agrega. Algunos parlamentarios católicos conservadores, incrustados en el Congreso peruano inclusive, los que aliados con grupos evangélicos tan o más ridículamente obtusos que ellos, los que no quieren que se mueva un dedo, o una sotana, para que el asunto realmente acabe.

el papa y la curia romana. no hay aguas tranquilas /fuente: vida nueva

No es una exageración afirmar que, desde que gobierna en Roma, Francisco, como cualquier oro jefe de Estado, tiene oposición, más allá de que un presunto y desconcertado Espíritu Santo intente apaciguar las mentes. Uno de sus grandes opositores sería el cardenal Raymond Burke, que incluso habría acudido a Joseph Ratzinger, el Papa retirado, para pedirle que alzara la voz contra las reformas de Bergoglio. No hay aguas tranquilas en el Vaticano de Francisco

Entre la Tierra y el cielo

Es este Papa el que está aterrizando en el Perú, para quedarse tres días. Es el que ha dicho en el avión que teme una guerra nuclear y el que, muy probablemente, hablará a favor de los indígenas y en contra de la depredación ambiental en Puerto Maldonado. Es probable, asimismo, que se refiera a la corrupción, en términos duros, pues en una entrevista con el periodista Andrea Tornielli clamó “!Pecadores sí, corruptos no!”.

Para él, la corrupción es una costumbre mental, una manera de vivir, algo terriblemente sistémico y difícil de perdonar. Lo ha dicho en varias partes del mundo, pero ahora le tocará decirlo en Chile y acá en el Perú, donde el tema ha hecho nuestra atmósfera casi irrespirable. Bergoglio no tiene la vara celestial para descontaminarla, pero vista su trayectoria, no parece que vaya a bendecir cualquier reconciliación, ni a callar sobre la perversión política  en todas las lenguas sagradas.


Escrito por

Ramiro Escobar

Periodista. Especializado en temas internacionales y ambientales.


Publicado en

Kaleidospropio

Sobre el mundo, la vida y nuestra especie